El pintor bosnio Safet Zec realizó esta excepcional pintura sobre tela, titulada “La deposición de Jesús”, para el altar de la capilla de la Pasión, en la Iglesia del Gesù en Roma. Representa el cuerpo de Cristo muerto, sostenido por tres de sus compañeros, bajo la mirada de María.

El P. Pignatelli, S.J. (1737-1811) sostiene a Jesús por el pecho, lo abraza por detrás, por debajo de los hombros. Sostiene el cuerpo sin vida de Jesús como sostuvo a la Compañía suprimida, a la Compañía muerta. La sostuvo con la esperanza de que volviera a la vida.

El general Jan Roothaan S.J. (1785-1853) aparece sujetando a Jesús por la cintura y sus piernas, hace que el cuerpo sin vida tenga forma humana. El P. Roothaan se empeñó en fortalecer la vida interna de la Compañía, después de su restauración, se preocupó de que fuese el cuerpo apostólico vigoroso que la Iglesia esperaba: cuidando la vida interior de los jesuitas, reformando el apostolado de la educación, abriendo una etapa de expansión misionera, creó también nuevas instituciones del apostolado intelectual. Dio forma y fondo al cuerpo de la Compañía.

A los pies de Jesús está el P. Arrupe, S.J. (1907-1991), sosteniendo y acercando los pies del Señor al suelo. Arrupe se arrodilló para limpiar los zapatos de aquél niño en una favela de Brasil para mostrarnos desde dónde debe situarse la Compañía: junto a los que sufren, a los excluidos, las víctimas y los pobres de este mundo.  Arrupe sostiene los pies de Cristo, como nos invitó a sostener a todos los crucificados de nuestro tiempo.

 

X