Recordamos hoy a Diego Laínez (Almazán [Soria], 1512 – Roma, 1565), uno de los primeros compañeros de San Ignacio. Se trata de un joven inteligente y humilde que estudia en Alcalá Filosofía y que más tarde viaja a París para estudiar Teología. Allí encuentra a alguien que le cambia su vida, Ignacio de Loyola. Tras hacer los Ejercicios Espirituales decide unirse al grupo de “amigos en el Señor” del que nacerá la Compañía de Jesús. En 1537 recibe la ordenación sacerdotal con otros compañeros del grupo.

Al ser imposible cumplir su proyecto de viajar a Tierra Santa deciden ponerse a disposición del Papa. Éste encarga a Diego ser profesor de Teología en la Sapienza. Pronto será enviado fuera de Roma para predicar, confesar, dar Ejercicios Espirituales y contrarrestar las ideas luteranas que avanzan por Europa.

El Papa le envía al Concilio de Trento donde ejercerá una importante actividad entre los padres conciliares. En las interrupciones del Concilio Laínez no cesa en su actividad por diversos territorios, contribuyendo a la necesaria reforma de la Iglesia. En el año 1552 Ignacio lo nombra Provincial de Italia. Además, Laínez no abandona su tarea intelectual y sigue escribiendo sobre cuestiones que preocupan a la Iglesia y a la sociedad de su tiempo.

En 1556 muere Ignacio y Laínez es nombrado Vicario General de la Compañía, hasta que en 1558 la primera congregación general  le elige segundo General de los jesuitas, tal día como hoy, un 2 de julio.

Laínez tiene el reto de continuar la obra que Ignacio había comenzado y toma el testigo con decisión y valentía  manteniendo el carisma ignaciano. Entre otras muchas actividades impulsa  los centros educativos y apoya con fuerza la labor de la Compañía en tierras de misión.

Siendo General es llamado a participar al lado del Legado Pontificio en el Coloquio de Poissy ante la delicada situación de la Iglesia en Francia y también asiste al último periodo del Concilio. A su vuelta a Roma Diego Laínez está exhausto y en esta ciudad muere en 1565. Para entonces la Compañía tiene ya dieciocho provincias agrupadas en cuatros asistencias y unos tres mil miembros distribuidos por el mundo.

Javier Cía SJ

X